ARCHIVO DE ARTÍCULOS

Idioma: ESPAÑOL

Gracias, Lucetta

La pasada noche nos ha dejado Lucia Marras Caradonna, esposa de Franco, conocida por todos como Lucetta. Su sonrisa y su disponibilidad han quedado grabadas en todos aquellos que la han conocido. Un ejemplo de amor a la familia, abierto a la humanidad.

Franco Lucetta Caradonna ridLucetta, esposa de Franco Caradonna y madre de 8 hijos, apoyó siempre las decisiones de Franco. Al principio le siguió al Norte en busca de trabajo, después volvió con él a Bari con el común proyecto de crear trabajo en el Sur. Así nació la empresa Unitrat, que se adhirió a la EdC desde el primer momento y hoy, después de más de 40 años de actividad, es líder en el sector de tratamientos térmicos de metales. En 2012, Franco aceptó también formar parte del Consejo de Administración del Polo Lionello Bonfanti y Lucetta le apoyó, como siempre, incluso en los altibajos y en las inevitables heridas de toda vida auténtica, sobre todo en el difícil periodo de su enfermedad.

La noticia de su desaparición ha causado gran conmoción en el mundo de la EdC, señal del gran vacío que deja Lucetta. Nos sentimos cerca de Franco y de sus hijos y familiares. Le hemos pedido a Marina Gui, unida a Lucetta por años de fuerte amistad, que nos trace un pequeño perfil suyo.

Conocemos a los Caradonna desde hace muchos añoMarta Lucetta Caradonna rids. Siempre he admirado a Lucetta por su dulzura, por su disponibilidad y por su calma interior. Siguió a Franco, desplazando a su familia desde el Piemonte hasta la Puglia para crear trabajo en el Sur de Italia. Fue madre de 8 hijos y siempre estuvo con ellos, tan alegres y distintos. Recuerdo una vez que comimos juntos, cómo gestionaba aquella cocina llena de gente como si fuera la cosa más natural del mundo. Su presencia continua en la familia le ha permitido a Franco sacar adelante su empresa vinculada al proyecto de la EdC y comprometerse en el ámbito social.

La sonrisa y la hospitalidad que te hacían sentir tan a gusto dejaban intuir su riqueza interior. La enfermedad la pilló por sorpresa. Recuerdo que fuimos juntas a confiársela a San Antonio, aquí en Padua. Siempre me ha impresionado la serenidad con la que hablaba de ella. No fue un tiempo fácil para ella, que se sometía a las curas, a veces pesadas, con la compañía y el consejo de sus atentos hijos. Pasó por momentos de oscuridad, pero en la última conversación telefónica sentí que había superado también eso y había recuperado la serenidad. La recordamos con cariño y sentimos el vacío que deja, además de haber sido un ejemplo de amor a su familia, abierto a la humanidad.

Image

ARCHIVO DE ARTÍCULOS

Idioma: ESPAÑOL

Filtrar por Categorías

© 2008 - 2021 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - edc@marcoriccardi.it