ARCHIVO DE ARTÍCULOS

Idioma: ESPAÑOL

Las potentes semillas de la generosidad

Regeneraciones/4 – Los seres humanos sólo dan mucho si son libres de darlo todo.

Luigino Bruni

Publicado en  Avvenire el 23/08/2015

Logo rigenerazioni rid"La verdadera generosidad es un intercambio de consecuencias impre-visibles. Es un riesgo, porque mezcla nuestras necesidades y deseos con las necesidades y deseos de los demás."

A. Phillips e B. Taylor, Elogio de la bondad

Las empresas y otras organizaciones pueden ser lugares de vida buena y completa siempre que permitan que las virtudes no económicas convivan con las económico-empresariales. Se trata de una coexistencia decisiva pero no fácil, porque exige que los directivos renuncien a tener un control total sobre el comportamiento de las personas, aceptando que sus actos pueden ser imprevisibles, y también que estén dispuestos a relativizar la eficiencia, que se está  convirtiendo en el verdadero dogma de la nueva religión de nuestro tiempo.

La generosidad es una de esas virtudes no económicas pero esenciales también para las empresas e instituciones. La raíz de la generosidad se encuentra en la palabra latina genus – generis, que hace referencia a la estirpe, a la familia, al nacimiento. Este es el primer significado de la palabra género. Esta antigua etimología, que hoy se ha perdido, nos dice cosas importantes acerca de la generosidad. En primer lugar, nos recuerda que nuestra generosidad tiene mucho que ver con la transmisión de la vida, con la familia, con la gente que nos rodea, con el ambiente en el que crecemos y aprendemos a vivir. La recibimos en herencia cuando venimos al mundo. Es una dote que nos dejan nuestros padres y familiares. Se forma dentro de casa. La generosidad que descubrimos dentro de nosotros depende mucho de la de nuestros padres, de cómo y cuánto se amaron antes de que naciéramos, de las elecciones de vida que hicieron y siguieron haciendo cuando empezamos a fijarnos en ellos. Depende de su fidelidad, de su hospitalidad, de su actitud con los pobres, de su disponibilidad para “perder” tiempo escuchando y ayudando a los amigos, de su amor y gratitud hacia sus propios padres.

Esta generosidad primaria no es una virtud individual, sino un don que pasa a formar parte de la dotación moral y espiritual de eso que llamamos carácter. Es un capital con el que llegamos a la tierra, formado antes de nuestro nacimiento y alimentado por la calidad de las relaciones durante los primeros años de vida. Depende también de la generosidad de nuestros abuelos, bisabuelos, vecinos y de muchos otros que, aun no contribuyendo a nuestro ADN, están presentes, de modo misterioso pero muy real, en nuestra generosidad (y también en la falta de ella). Nuestra generosidad está influenciada por los poetas que nutren el corazón de la familia, por las oraciones de nuestra gente, por las músicas que escuchamos y nos gustan, por las historias que se cuentan en las fiestas del pueblo, por los discursos y acciones de los políticos, por las homilías de los predicadores, por los mártires de todas las resistencias, por los que ayer dieron su vida por nuestra libertad de hoy, por la infinita generosidad de las mujeres de siglos pasados (hay una gran afinidad entre mujer y generosidad), que muchas veces antepusieron el bien de la familia al suyo propio y siguen haciéndolo. La generosidad genera agradecimiento hacia aquellos que nos hicieron generosos con su generosidad.

Vivir con personas generosas nos hace más generosos, exactamente igual que ocurre con la oración, la música, la belleza… Cultivar la generosidad produce muchos más efectos que los que logramos ver y medir. Y lo mismo ocurre con la falta de generosidad propia y ajena. El stock de generosidad de una familia, de una comunidad o de un pueblo, es una especie de suma de la generosidad de cada uno. Cada generación aumenta el valor de este stock o lo reduce, como está ocurriendo hoy en Europa, donde nuestra generación, empobrecida de ideales y de pasiones grandes, está dilapidando el patrimonio de generosidad que ha heredado. Un país que deja a la mitad de sus jóvenes sin trabajo no es un país generoso.

Nuestra generosidad, además, se reduce cuando envejecemos. A medida que nos hacemos primero adultos y después ancianos, vamos siendo menos generosos por naturaleza. El horizonte futuro se va haciendo finito y cercano, y el tiempo, que es la primera “moneda” de la generosidad, se hace más escaso; no nos alcanza para nosotros y tanto menos para los demás. Así pues, para mantener la generosidad que hemos heredado y cultivado de jóvenes hace falta mucho trabajo. Así la generosidad se convierte en virtud, pues hace falta mucho amor y mucho dolor para seguir siendo generosos cuando pasan los años.

Pero para generar vida es fundamental seguir siendo generoso. Generosidad y generar son dos palabras hermanas, que se leen y se explican juntas. Sólo los generosos generan, y la generación de la vida refuerza y alimenta la generosidad. Un síntoma de que la generosidad está disminuyendo es cuando la vida deja de ser fecunda y se hace estéril. Muchas veces, de un momento a otro, nos encontramos sin creatividad y sin energía vital. Para poder volver a generar es necesario desear seguir siendo generosos, en todas las edades. El tiempo dado por una persona que se ha hecho generosa tiene un valor infinito.

En las empresas, que no son sino una parte de la vida, suele haber mucha generosidad y, en consecuencia, capacidad de generar. Los empresarios son generosos por vocación, sobre todo en la primera fase de su actividad, cuando la empresa sólo es un modelo de sueños por realizar, cuando cada día nacen nuevas ideas, cuando se está tan ocupado en que nazca lo nuevo que no hay tiempo para la avaricia y la mezquindad. Las buenas empresas, también las económicas e industriales, nacen de personas generosas. En los comienzos de una empresa, la generosidad de los empresarios, socios, directivos y trabajadores no sólo es importante sino que es esencial para crecer bien. Sin entusiasmo, sin la parte que excede al contrato de trabajo y al deber, o sea sin generosidad, las empresas no llegan a nacer o no duran. Se podrán crear oficinas para participar en un concurso o para aprovechar alguna oportunidad especulativa, pero no empresas que se hagan buenas y bellas con el tiempo.

La alegría, "sacramento" de toda vida generosa, acompaña también los comienzos de la aventura de los jóvenes emprendedores y de las verdaderas empresas. Pero cuando la empresa crece y se transforma progresivamente en una organización compleja, burocrática y orientada racionalmente al beneficio, entonces la generosidad originaria de los empresarios se reduce y deja de fomentarse en los trabajadores una verdadera generosidad. En su lugar se desarrolla un sucedáneo de generosidad: la que está en función de los objetivos y es dirigible y controlable. Así se elimina la dimensión de excedencia, de abundancia y de libertad. La generosidad no es eficiente, porque tiene una necesidad esencial de derroche y redundancia. Y tampoco es incentivable, porque no responde a la lógica del cálculo.

Así se comprende mejor por qué la cultura organizativa que se ha construido alrededor de la ideología del incentivo hace que en sus miembros se marchite esa dimensión de generosidad excedente que le permitió ser innovadora y generativa en los buenos tiempos. La empresa convertida en institución sólo desea la generosidad que cabe dentro de su plan de negocio: una generosidad limitada, domesticada, reducida. Pero si la generosidad pierde el derroche y la excedencia, se desnaturaliza y se convierte en otra cosa. No es posible ser generoso “por objetivos”.

Aquellos que tratan de normalizar la generosidad debilitando sus dimensiones menos controlables y más desestabilizadoras, no hace sino luchar y dar muerte a la generosidad misma. La generosidad da buenos frutos cuando se la deja libre para generar más frutos que los que hacen falta. Pero la convivencia de frutos “útiles” e “inútiles” es precisamente uno de los grandes enemigos de las empresas capitalistas y de todas las instituciones burocráticas. Con la tecnología hemos sido capaces de construir “mandarinas” sin sus molestas semillas. Pero si las técnicas de dirección eliminan de nuestra generosidad las “semillas” que a la empresa no le gustan o no le sirven, es la generosidad misma la que desaparece. Los seres humanos sólo dan mucho si son libres de darlo todo. La calidad de la vida dentro de nuestras organizaciones dependerá cada vez más de la capacidad de sus directivos para dejar madurar más frutos que los que pondrán en el mercado, para hacer que vivan y crezcan también las virtudes que a la empresa no le sirven.

Hemos llegado nuevamente a otra declinación de la paradoja principal de las organizaciones modernas. El crecimiento en tamaño y la aplicación de técnicas y métodos estándar de gestión y control matan en los trabajadores aquellas características que hicieron surgir la empresa y que siguen siendo vitales para seguir generando. Esta es una ley que vale para todas las organizaciones, pero es crucial en el caso de empresas y comunidades que sólo viven cuando logran crear las condiciones para tener personas generosas capaces de ejercitar su generosidad también en el trabajo.

Para terminar, hay un aspecto especialmente delicado en la dinámica de la generosidad. Es lo que podríamos llamar “castidad organizativa”. La generosidad no sólo tiene que ver con generar, sino también con la castidad, una palabra sólo en apariencia antitética. La persona generosa no “se come”, no consume, a las personas buenas que hay a su alrededor, sino que las deja profundamente libres. Una empresa-organización generosa no ambiciona la posesión total del tiempo y el alma de sus mejores trabajadores, ni siquiera de aquellos de los que depende casi todo su éxito. Porque sabe, o intuye, que, si lo hiciera, esas personas perderían la dimensión de belleza que las hizo excelentes y especiales. Para seguir viviendo, esas personas necesitan libertad y sobreabundancia. Cuando arrancamos una hermosa flor de un valle alpino para adornar una estancia, ya hemos decretado su fin. Incluso aunque conservemos sus raíces y la trasplantemos al jardín, ya no veremos más los colores y el aroma que nos atrajeron en la montaña, porque eran fruto espontáneo de la generosidad del valle entero, del sol, de los minerales, del aire. Los mejores jóvenes de nuestras organizaciones y comunidades seguirán siendo buenos y luminosos mientras no queramos trasplantarlos al jardín de casa, mientras no los transformemos en un bien “privado”, mientras estemos dispuestos a compartir su belleza con todos los habitantes del valle. Hay demasiados jóvenes que se marchitan en las grandes empresas, y también en algunas comunidades religiosas, porque no encuentran la generosidad necesaria para mantener su belleza excedente. Para conservar la generosidad de las personas hacen falta instituciones generosas, personas magnánimas, almas más grandes que los objetivos de la organización.

Estamos habitados por un soplo de infinito. Todos los lugares de la vida siguen floreciendo mientras ese soplo siga vivo, libre, entero.

Descarga el artículo en pdf

Image

ARCHIVO DE ARTÍCULOS

Idioma: ESPAÑOL

Filtrar por Categorías

© 2008 - 2021 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - edc@marcoriccardi.it