ARCHIVO DE ARTÍCULOS

Idioma: ESPAÑOL

Día de la mujer. La experiencia de una empresaria italiana

Entrevista de Radio Vaticana a Irene Giordano

publicada en: radiovaticana.org el 9/03/2012

Logo_radiovaticanaTrabajar más por la igualdad y el fortalecimiento de las prerrogativas de las mujeres, como derecho humano fundamental que puede beneficiarnos a todos”. Es la llamada lanzada por el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, en el mensaje con ocasión del Día Internacional de la Mujer. La influencia femenina en la política y en los negocios está creciendo en el mundo, pero todavía queda mucho por hacer, sobre todo en zonas rurales en las que es necesario invertir para el desarrollo de las naciones. Entre los distintos testimonios que hemos recogido sobre la vida y el compromiso de las mujeres, proponemos la figura femenina de una empresaria del sur de Italia, Irene Giordano, socia de un despacho de consultoría laboral de Enna, vinculada, como otras 200 empresas italianas, al proyecto Economía de Comunión del Movimiento de los Focolares.  ¿Qué lectura hace una mujer de la crisis económica actual y qué posibles respuestas encuentra? Una entrevista de Gabriella Ceraso

R. – En mi opinión se trata sobre todo de una crisis de relaciones, de la capacidad de relacionarse recíprocamente, que es también la que genera dinámicas positivas dentro de los grupos de trabajo, en las empresas y por ello también en un contexto social más amplio. Creo que esta crisis es seguramente una ocasión para evaluar y revisar las contraposiciones entre las partes sociales, las dinámicas entre empresarios y trabajadores. Y en eso la Economía de Comunión tiene algo que decir.

D. – La economía de comunión, de la que usted forma parte como empresaria, prevé el reparto de los beneficios entre la empresa, la formación y un fondo de solidaridad. ¿Es posible hacer frente a la crisis con esta lógica, que no es la del beneficio?

R. – De acuerdo con los datos, el año pasado la cantidad de empresas vinculadas al proyecto ha aumentado, lo mismo que los beneficios compartidos. Irene_Giordano_ridCiertamente hay dificultades, pero probablemente el hecho de estar dispuestos a rebajar las expectativas de retorno del trabajo que se realiza – compartir más, innovar y reconocer todo el potencial, incluso el de los jóvenes y las personas desfavorecidas – en este momento supone un premio.

D. – ¿Qué siente cuando oye que en el Sur sólo trabaja una mujer de cada cuatro, a pesar de que el 19% de las mujeres se han titulado en la universidad mientras que solo el 12% de los hombres lo ha hecho? ¿Cómo se puede abordar este tema que parece un potencial de crecimiento desperdiciado?

R. – Seguramente se necesita más valor. Es indudable que en el Sur hay también menos estructuras y menos apoyos para la mujer que trabaja, y está empezando a fallar también la aportación de las relaciones familiares y sociales. Para una mujer, conciliar el trabajo con el tiempo dedicado a la familia, sinceramente todavía sigue siendo difícil. Sin embargo, esta situación se puede corregir y también se ven señales de cambio y de crecimiento.

D. – Como mujer empresaria, ¿qué prioridades señalaría hoy para un crecimiento sano?

R. – Se necesita más capacidad de donarse y menos expectativas, menos pretensiones. Las prioridades seguramente pasan por compartir y por dar mucho espacio a la formación, es decir crecer en sentido cultural, prepararse y tratar de guiar el cambio hacia metas positivas.

D. – ¿En qué consiste el papel positivo de las mujeres en este sentido?

R. – En la capacidad de identificar las necesidades y en la atención especial para sugerir respuestas. Seguramente en este tiempo puede ser útil tener una sensibilidad mayor.

Image

ARCHIVO DE ARTÍCULOS

Idioma: ESPAÑOL

Filtrar por Categorías

© 2008 - 2022 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - edc@marcoriccardi.it