ARCHIVO DE ARTÍCULOS

Idioma: ESPAÑOL

“Dalla Strada”, nueva empresa del Polo Spartaco. "De la calle" al mundo

Inaugurada el pasado 8 de abril en Vargem Grande Paulista

“Dalla Strada”, nueva empresa del Polo Spartaco.  “De la calle" al mundo

por Carla Cotignoli

110408_Dalla_Strada__inaug_06

La exposición de bolsos que hay en el escaparate a la entrada del luminoso taller, da idea de la alta calidad y originalidad de la producción artesanal que se realiza con la marca “DALLA STRADA” ["de la calle", ndt]. Bolsos, accesorios e incluso chaquetas es la producción de lo que hasta hace una semana era un centro de formación profesional ubicado en un barrio donde las señales de la pobreza son bien visibles, el barrio Jardin Margarida, de Vargem Grande Paulista. Desde el viernes, 8 de abril, su sede se encuentra en el parque empresarial Polo Spartaco, junto a otras 9 empresas de producción, todas ellas gestionadas de acuerdo con los principios de la Economía de Comunión.

La inauguración es un momento de gran emoción. Lo que más llama la atención es su fuerte connotación social: aunque se trate de un taller, es bien visible la riqueza de ese nuevo humanismo que surge cuando se conjugan economía y comunión y que hace que todos sean protagonistas. Todos los trabajadores son jóvenes del barrio, con pocos recursos, a los que se les da una salida laboral y con ella un futuro. Pero además sus productos tienen un toque de clase y una línea que adquiere forma con gran creatividad a partir de retales de vaqueros considerados como residuos. Acaba de llegar un camión. Gratis.

Aquí el primer puesto lo ocupan ellos, los jóvenes y su formación, no la producción, pero nos importa la calidad”. Quien lo afirma esJoão Bosco Lima de 110408_Dalla_Strada__inaug_04Santana, que ha puesto en marcha esta valiente iniciativa. Divani, una de las jóvenes trabajadoras, de 18 años de edad, está de acuerdo. Ha llegado hasta aquí después de un año de aprendizaje profesional y una estancia en  Recife, en el Noreste, donde hay otra empresa parecida que lleva tiempo funcionando en otro parque empresarial de la Economía de Comunión.  “La nuestra es más que una empresa – nos dice. “Nos ayudamos unos a otros. Trabajamos en grupo. Hay un ambiente de familia. Cada día empezamos a trabajar con una palabra de vida tomada del Evangelio. Nos ayuda a superar las dificultades. Todos los viernes nos contamos cómo la hemos vivido durante la semana, qué ha cambiado en nosotros”.

Aquí se entrelazan las historias más variadas y conmovedoras. Como la de Miguel,  un joven de 20 años.  “Mi vida estaba vacía. Ahora tengo una perspectiva, un motivo para vivir”. “Antes llevábamos una vida normal, incluso acomodada. Mi padre tenía un restaurante. Después vino la separación. El se llevó todo. Pasamos hambre. Sólo encontramos sitio en la favela. Tenía 11 años. Me preguntaba cómo podía ayudar a mi madre y a mis hermanos. Vender droga me pareció la solución”. Entró en una espiral que en 6 años le llevó a convertirse en el principal vendedor de la favela. Pero no era drogadicto. Después vinieron las huídas, y la detención. “Pero salvé la vida, gracias a Dios. De mis 26 amigos solo yo he sobrevivido. A todos los demás les destruyó la droga”. Después tomó una decisión: “Tengo que salir de aquí. Me sentía lejos de todas las personas a las que quería. No era fácil”. Pidió ayuda y la encontró en el P. Renato Chiera, y en su casa familia para chicos de la calle, en Recife. Sin salir de Recife conoció a  Bosco y entró en su primera empresa de bolsos, en el parque empresarial que hay cerca de 110408_Dalla_Strada__inaug_05la Mariápolis Santa María. Allí no encontró solo trabajo, sino mucho más. “Aunque no conocía a nadie, en seguida me sentí a gusto. Con nuevas fuerzas. Me sentía feliz, como en casa”. Y aquí está ahora, en el Polo Spartaco, en el Sureste de Brasil, cerca de Sao Paulo.  Es responsable del taller.  “Me arrepiento de todo. Pero lo hice para sobrevivir. Nos protegíamos unos a otros, nos ayudábamos, pero estábamos obligados … Es una cosa muy fea. Ahora tengo mucho para dar. Siento la responsabilidad de ayudar a los que pasan por las mismas cosas que yo he vivido. Quiero darlo todo para que este proyecto salga adelante. Quiero conseguirlo, en nombre de mis amigos que no lo consiguieron”.

Tú hablas de Dios, ¿en algún momento de tu vida descubriste a Dios? – le pregunto. “Siempre he sido católico110408_Dalla_Strada__inaug_03, pero de los que sólo rezan cuando necesitan ayuda. Pero cuando puse los pies en el Polo de la ciudadela, en Recife, desde el primer día me encontré verdaderamente con Dios y comprendí que lo que tenemos que hacer aquí en la tierra es amar a Jesús en el otro”. Ahora está dispuesto a ir a Africa, donde se está preparando un nuevo proyecto: implantar en Costa de Marfil otra empresa como estas. “Estoy muy contento de poder trabajar con los chicos de la calle en Africa. Es una oportunidad para amar" Dalla Strada se está convirtiendo en … una multinacional… como en el sueño de Bosco.

En Italia, los bolsos ecológicos DALLA STRADA son comercializados por la Cooperativa de la Edc EquiVerso, la primera cooperativa que aúna Economía de Comunión, Comercio Justo y Turismo Responsable: www.equiverso.it

Image

ARCHIVO DE ARTÍCULOS

Idioma: ESPAÑOL

Filtrar por Categorías

© 2008 - 2022 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - edc@marcoriccardi.it