ARCHIVO DE ARTÍCULOS

Idioma: ESPAÑOL

Por qué elegí Sophia

Testimonio de Carlos López Lizárraga, empresario de la EdC

Por qué elegí Sophia

Carlos_Lopez_LizarragaMe llamo Carlos López Lizárraga, soy empresario y vengo del Norte de México. Soy ingeniero de sistemas electrónicos y he trabajado durante cuatro años en el campo de la dirección y administración de empresas. Cuando estudiaba en mi país tuve la oportunidad de pasar un año en Japón. Una experiencia que me hizo comprender la importancia de la diversidad cultural. Dentro de mí creció el respeto hacia el otro como persona y redescubrí el valor de la naturaleza.

Tras esta experiencia, hace tres años puse en marcha mi primera empresa. Sentía que esta empresa debía ser un modelo para los demás, de tal manera que, por su modo de actuar, transparentase el respeto por el otro y por su diversidad. Pero, al someterse a las leyes del mercado, se convirtió en una empresa en la que los beneficios eran más importantes que el servicio a la sociedad. Los beneficios se convirtieron en el valor supremo, en detrimento de los mismos trabajadores.

Precisamente en aquel tiempo conocí la Economía de Comunión (EdC) y descubrí que en ella había algo que en mi empresa faltaba. Decidí cerrarla y me fui a Brasil, donde nació la EdC, para comprender mejor este proyecto.

Para mi sorpresa, aquí encontré empresas que ya estaban en marcha siguiendo este nuevo modelo económico que trata de dar una respuesta concreta a los problemas tanto de los trabajadores como de los empresarios. Era una teoría llevada ya a la práctica.

Tuve claro dentro de mí que ser tratados y respetados como personas es, antes que nada y también en el trabajo, una necesidad que sentimos tanto los trabajadores como los empresarios. La lógica del beneficio como único motor de las relaciones interpersonales conduce a la falsedad en las relaciones, cuando persiguen objetivos que no satisfacen completamente a la persona.

Entonces decidí abrir también yo una pequeña empresa de limpiezas inspirándome en los principios de la EdC. Estoy aquí para profundizar aún más desde el punto de vista teórico el estudio práctico que hice en Brasil. Esta teoría económica me impresiona, porque creo que nuestra jornada debería estar dividida en ocho horas de sueño, ocho horas de vida y ocho horas de trabajo. Hay muchas posibilidades para vivir bien las ocho horas de vida y las de sueño, pero falta una solución concreta para las ocho horas de trabajo. Es responsabilidad nuestra, como empresarios, prestar atención a este aspecto, para  que las horas de vida no sean ya ocho sino dieciséis. La EdC es una respuesta tangible a este problema que me parece decisivo.

Quiero aprender a poner al ser humano con toda su vida en el primer lugar y de este modo poder ayudar a otros empresarios a encontrar este punto de equilibrio dentro de sus empresas y de su vida; quiero contribuir a crear un nuevo ambiente económico para las futuras generaciones, en el que el respeto a la persona sea el criterio fundamental  para la toma de decisiones.

Para mí estos dos años pasados en Sophia han sido a la vez lindos y difíciles. Difíciles porque día tras día siento que tengo que cambiar mi estructura de valores, mejorar mi persona, tratando de poner siempre en el centro de mi atención al otro; pero también han sido lindos porque tanto los profesores como los alumnos somos de muchas culturas distintas y nos damos cuenta de que cada día añadimos una tesela al mosaico del crecimiento de cada uno, lo que nos hace sentirnos más realizados y, juntos, más felices.

Image

ARCHIVO DE ARTÍCULOS

Idioma: ESPAÑOL

Filtrar por Categorías

© 2008 - 2022 Economia di Comunione (EdC) - Movimento dei Focolari
creative commons Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons . Progetto grafico: Marco Riccardi - edc@marcoriccardi.it